Triana, historia y arte de este barrio de Sevilla

Triana, cuna de tantos artistas flamencos, es uno de los barrios con más historia de Sevilla y, al mismo tiempo, un lugar con entidad propia más allá de la ciudad a la que pertenece. Situado a orillas del Guadalquivir, en el extremo oeste de la capital andaluza, Triana tiene una historia milenaria que se respira al caminar por sus calles.

Historia de Triana

El origen del popular barrio de Triana data al menos de la época de los romanos, puesto que se han encontrado vestigios arqueológicos en la zona que lo confirman. De hecho, el propio nombre del lugar, Triana, tiene su etimología en el latín, aunque hay varias versiones, dependiendo del autor. Así, según unos sería una evolución de “Traiana”, nombre que habría recibido por haber sido fundado el asentamiento por el emperador Trajano.

Otra versión dice que es el resultado de unir los términos “Tri” (tres en latín) y “Ana” (río en celtíbero), puesto que el poblado se estableció en la zona donde el río se dividía en tres ramales. Asimismo, hay quienes consideran que Triana es la evolución de “Trans anmen”, que significa “más allá del río”, en latín, puesto que como es sabido esta es la ubicación del barrio, al otro lado del río respecto a Sevilla.

Sea cual fuere el origen, sí es conocido que en época del Imperio Romano ya se estableció esta colonia, que tenía una función defensiva así como comercial, de paso de entrada a Hispalis. Este carácter se potenció en tiempos de Al-Ándalus, época en la que Triana comenzó a crecer, ya que para cruzar a Sevilla los invasores tenían que atravesar el poblado y pasar por el puente de las barcas. Así hizo Fernando III, al reconquistar para los cristianos la ciudad en 1248.

En tiempos de los Reyes Católicos, se estableció en Triana la sede de la Inquisición, que permaneció allí hasta mediados del siglo XVII. En esta misma época, el barrio sufrió una plaga de peste, provocada porque las constantes crecidas del Guadalquivir, unida a la pobreza, dejaron el caldo de cultivo idóneo para que se propagase esta enfermedad.

Triana ha sido tradicionalmente un barrio obrero, habitado por alfareros y marineros. Con el tiempo, ha visto crecer también entre sus calles a grandes artistas del flamenco. De hecho, tiene un estilo de cante y baile propios, reconocidos. Pasear por sus calles es, pues, una buena forma de recuperar buena parte de la historia y la tradición de Sevilla.

Sitios de interés

Triana tiene mucho que ver y mucho por dónde moverse, pero algunos de sus enclaves son de visita obligada. Empezando por el Puente de Triana, como lo conocen todos aunque su verdadero nombre sea Puente de Isabel II, que sustituyó a mediados del siglo XIX al antiguo puente de las barcas, y que comunica al barrio con el centro de la ciudad; o por el Castillo de San Jorge, de época visigoda pero conocido sobre todo por haber sido la sede de la Inquisición durante dos siglos.

Asimismo, calles como la BetisSan Jacinto, el paseo de la O o el callejón de la Inquisición son para recorrerlas con detenimiento. También es recomendable acercarse a los talleres de los alfareros y, por supuesto, al mercado de abastos, donde se puede respirar el auténtico ambiente del barrio.

Algunos Trianeros ilustres

Triana es un barrio que ha visto nacer y criarse a personalidades de todo tipo, a lo largo de los siglos. Así, la tradición marinera de Triana tiene uno de sus máximos exponentes en el famoso Rodrigo de Triana, quien dio la voz de “Tierra a la vista” en el primer viaje de Cristóbal Colón a lo que resultó ser América.

Pero la mayor parte de los ilustres trianeros los encontramos en el mundo de la cultura y el espectáculo, sobre todo en el flamenco. Antonio Canales, Lole y Manuel, Marifé de Triana o Remedios Amaya son solo algunos de los más conocidos, pero la lista es enorme.

De Triana son también Isabel Pantoja, María Jiménez, Marujita Díaz y Paquita Rico. El torero Juan Belmonte, los humoristas Los Morancos y los actores Antonio Dechent y Paz Vega son otros famosos vecinos criados en el barrio.  Y, cómo no, los miembros de uno de los grupos fundamentales del rock andaluz, Triana, que eligieron como nombre artístico el de su barrio. Como vemos, las calles de Triana han sido y son fuente de inspiración para todo tipo de expresión artística, aunque siempre con el flamenco como nota predominante.

Si deseas saber aun más sobre este barrio emblemático de Sevilla, te recomendamos la lectura del artículo de “Triana” en la Wikipedia.